Pautas para problemas de sueño

  • Intentar levantarse todos los días a la misma hora, aún no habiendo dormido bien esa noche.
  • El ejercicio físico es recomendable. Evitando los deportes de impacto o los realizados de forma esporádica.
  • Cuidar la temperatura dentro de la habitación.
  • Realizar un sencillo ritual todas las noches, como lavarse los dientes y preparar una infusión.
  • El café, el té y el cacao son excitantes. Cualquier infusión relajante puede ayudarnos.
  • El alcohol nos ayuda a dormir, pero el descanso no es bueno, ya que el sueño se convierte en fragmentado.
  • En caso de no poder dormir, lo recomendable es levantarse y realizar alguna tarea que nos ayude a centrar nuestra atención, y a no obsesionarnos.
  • Antes de dormir, mejor la lectura que la televisión, ya que esta última excita nuestros sentidos y nos mantiene alerta.
  • Una siesta diaria de media hora es recomendable, y no altera el sueño nocturno.